• Elenita Tavelli

Paredes que hablan

En el taller de la artista María Marta Fasoli, las conversaciones con ella misma toman el espacio a modo de un gran tablero de juego pintado de azul y rojo.


Existen muchas fantasías y expectativas en torno al espacio de trabajo de un artista. De hecho, ese halo de

misticismo que rodea al universo creativo del autor es lo que hace que un gran porcentaje de las ventas de arte se terminen de concretar directamente ahí. Al taller de María Marta Fasoli, un antiguo PH de Palermo Viejo refaccionado por la arquitecta Cecilia Fusco, se accede directo desde la calle. A primera vista, da la sensación de estar entrando en una casa, pero una vez en el interior, las paredes lo delatan. Para la artista, son una hoja en blanco que va adoptando los colores de lo que más le inspira: el cuerpo humano y el mar. El rojo es la sangre y el azul, la calma. “Yo lo veo como una conversación conmigo misma”, dice la dueña del estudio, que además de recibir a clientes in situ, vende su obra a través de la plataforma online Diderot.Art.



––––––––––––––––-

Nota publicada en Revista Living

Mayo 2019

.

Producción: Karina Contini

Fotos: Daniel Karp

Texto: Elena Tavelli

©Elenita Tavelli