• Elenita Tavelli

Inédito. Diseñadores reunidos en consorcio, en un piso de avenida del Libertador.

Más de veinte firmas de autor se congregaron en una iniciativa común que será efímera y, durante poco más de una semana, ofrecen una experiencia innovadora en moda.



En Argentina, también son tiempos difíciles para la moda. Para aquellos que no se permiten quedar de brazos cruzados, el trabajo colaborativo y la puesta en común de esfuerzos y recursos, parece ser, ahora, la mejor opción. En medio de este contexto, anoche inauguró Consorcio Piso 2, una propuesta que reúne en forma efímera a 25 diseñadores independientes locales en un solo lugar. ¿Dónde? En un departamento de lujo que ocupa la segunda planta de un palacio construido por el arq. Alejandro Bustillo en 1937. Se trata del showroom del diseñador belga-argentino Juan Hernández Daels, quien en esta oportunidad abre sus puertas para alojar a Anushka Elliot, Busularo, Deleon, Dubié, Flâneur, Finn, House of Matching Colours, Isabel Englebert, Julieta Grana, JT, Kostüme, Lucila Iotti, Luz Ballestero, Manto, Mariana Dappiano, Not tag., Nous Etudions, Piet, Tramando y Vero Alfie.


La selección y curaduría de talentos estuvo a cargo de las especialistas en moda y lifestyle Matilde Quintana y Damasia Lemos. Bajo la premisa de sacar de la rutina a turistas y locales para recuperar su capacidad de asombro, estas emprendedoras lograron hacer de un showroom colectivo de indumentaria, calzado y accesorios, una experiencia única.


La clave está en el factor sorpresa; la sensación de atravesar la entrada señorial de un edificio privado, subir por las escaleras de mármol y descubrir que el segundo nivel es, en realidad, un vacío enorme de pisos de roble sin lustrar y paredes descascaradas, ya es sublime. Si a eso le sumamos las mejores propuestas de diseño independiente contemporáneo de la ciudad, el combo es perfecto. El espacio podrá visitarse hasta el martes 18, de lunes a viernes entre las 13 y la 20. La dirección es casi un secreto; se solicita vía Instagram.


Una asamblea peculiar


Como en una reunión de consorcio, nos amuchamos en un pasillo junto a un par de diseñadores para conversar de esta movida a la que fueron invitados a participar. Camila Milessi y Emiliano Blanco son Kostüme y, entre risas, explican que, en sus reuniones de propietarios, todos hablan al mismo tiempo, pero nadie lo hace para quejarse de goteras o ruidos molestos, sino para compartir sus buenas ideas. En esa sinergia de identidades diferentes, pero con un esfuerzo en común, para Milessi "unirse no tiene ninguna parte negativa"; todo lo contrario: "Es puro empoderamiento".


Paula Giecco, de la firma de joyería contemporánea Finn, aclara que además de una alianza entre diseñadores, Consorcio Piso 2 es un ambiente de colaboración y networking entre emprendedores. Con estructuras mucho más pequeñas que el común del mercado, la difusión de cada una de estas marcas no es tarea fácil; sus voces pequeñas, pero pujantes, seguramente puedan conquistar mucho más terreno si lo hacen juntas. Para Lucia Liotti, el hecho de que, en una ciudad tan dispersa como Buenos Aires no haya un circuito de diseño que nuclee en una misma área a todas las firmas de autor, tampoco es de mucha ayuda. Frente a esta situación, Anushka Elliot y Agustina Dubié (Dubié) remarcan que vivimos en la era de la velocidad y ya nadie tiene tiempo de recorrer distintos lugares en búsqueda de algo específico. Por eso, espacios como este, que reúnen a varias propuestas son, tanto para ellas como para sus clientes, una gran oportunidad.


Quien está convencido de que, en un futuro, este tipo de acciones que ofrecen dinamismo y contenido novedoso a las marcas, va a ser cada vez más común, es Emiliano Blanco, de Kostüme. El resto del colectivo, prefiere no proyectar. Aún no hay título para esta relación incipiente y multitudinaria, pero sí muchas ganas de conocerse.


Iniciativas como ésta, son parte del esfuerzo global para volver a atraer al cliente al espacio físico y al contacto directo con los productos, a pesar de la comodidad que hoy ofrece el e-commerce. Si bien existen varias alternativas, una de las favoritas es, sin dudas, la tienda pop-up. Un espacio efímero que aparece en sitios emblemáticos o zonas altamente cotizadas de la ciudad, con el objetivo de expandir la audiencia del negocio a través de una experiencia memorable para el cliente.


El alcance de este inédito Consorcio Piso 2 todavía está por verse.



––––––––––––

Nota publicada en La Nación Moda y Belleza

6 de junio de 2019





©Elenita Tavelli